Built with Indexhibit

registro de vídeo de la instalación "Debajo del agua" / Nov 2015 en la galería El Museo en Bogotá (resina, poliuretano y acrílico sobre cerámica- 70 piezas sobre el suelo, acrílico y tinta sobre pared, sonido real - de las regiones alrededor del río Magdalena en Colombia - rodean la sala) La exposición se llevó a cabo gracias al apoyo de la Embajada Alemana y la Embajada Peruana en Colombia, así como el Instituto Humboldt que otorgó su banco de sonidos.

DEBAJO DEL AGUA, 2015

¿También has aprendido el secreto del río; que no hay tal cosa como el tiempo?
Hermann Hesse, Siddhartha

Si buscamos la raíz etimológica de “hipopótamo” en el griego antiguo, ésta nos llevará a la composición: debajo del agua. Efectivamente los hipopótamos son aquella especie semi-acuática que vive sumergida en los ríos, en cierta forma ocultos en las profundidades de los arroyos o elevando sus pupilas por encima del agua de los afluentes.

La intervención de Adriana Ciudad que se presenta en la Galería El Museo toma la referencia de los hipopótamos que trajo Pablo Escobar en los años ochenta. Una vez el narcotraficante fue asesinado, los animales se escaparon de la Hacienda Nápoles perdiéndose por la selva colombiana y multiplicándose a las orillas del río. Hoy en día estos mamíferos artiodáctilos han hecho de los parajes cercanos a los cauces y quebradas su lugar de morada. Dichos hipopótamos que fueron traídos de África -desplazados de su lugar de origen y llevados a otras tierras- se convierten en una metáfora de aquellos enviados a la selva durante el conflicto armado de Colombia obligados a hacer de este medio tan hostil su cobijo. Parecen ser invisible ante los ojos de la sociedad contemporánea que no quiere ver más allá de la superficie acuífera. Algunos afirman el peligro de tener estos animales perdidos por el río Magdalena, aseguran que causan muertes entre los campesinos y se multiplican con rapidez; otros los defienden frente a las veces que han intentado matarlos a balazos. Incuso hay quien comenta que algunos de estos mamíferos son asesinados para ingerir sus carnes.

En cierta forma, estas crías de hipopótamos que se apoderan del espacio de la galería, podrían ser metáfora de los niños combatientes de Colombia, de lo que significa para ellos la naturaleza. A priori se muestra como un lugar sobrecogedor por su belleza, sus olores y sus murmullos -recreados en el espacio expositivo- pero que más allá de su concepción utópica y exotizada deviene un lugar testigo y guarida de crímenes. Para estos niños la selva representa una jaula, un espacio de violencia, desarraigo y dolor. Debajo del agua nos lanza en primer lugar hacia una experiencia estética a través de los sonidos de la selva, los colores y formas de la intervención que toman diferentes capas cuando uno recorre la pieza. Así, vamos poco a poco caminando hacia un despertar en el que advertimos la fuerte crítica que la artista hace sobre una realidad social y ambiental dramática.

A través de su intervención en la Galería El Museo, la artista peruana-alemana se acerca a una visión ecologista de la situación de los hipopótamos en Colombia que parecen escondidos en el río sin que el tiempo pase, mientras esta parálisis temporal les brinda cada día una nueva identidad. Del mismo modo analiza a través de su formalización y conceptualización el imaginario de estos niños enfatizando la fuerza del color y el potencial del dibujo que se expande fuera de sus límites. Su lenguaje poético permite fusionar temáticas sociales pertinentes con una estética envolvente que no pasa desapercibida.

Claudia Segura, 2015

Matorrales, 2015

Las instalaciones analizan a través de su formalización y conceptualización el imaginario exotizado de la selva: a primera vista un lugar sobrecogedor por su belleza y dimensión pero al mismo tiempo su concepción utópica deviene un lugar testigo y guarida de crímenes. El proyecto busca tomar la selva misma no solo como protagonista del conflicto armado colombiano, sino como víctima de los crímenes y desastres ambientales causados por la guerra.

La intención es lograr en el espectador esa doble sensación que se tiene cuando uno conoce la naturaleza colombiana: asombro por su esplendor e indignación por los crímenes que se comenten en su interior. La intención intrínseca en mi trabajo y en este proyecto es la exploración de las posibilidades del dibujo y la pintura: sus límites y encuentros.

Adriana Ciudad



Matorrales / 2015 / vista instalación - parte de la muestra colectiva "Cero Normal" en Instituto de Visión, Bogotá / acuarela, tinta y lápiz sobre papel / tinta y acrílico sobre pared / 97 x 126 cm / medidas variables



detalle



detalle



detalle



acuarela, tinta y lápiz sobre papel / 97 x 126 cm



Llegaron ahí y nos dijeron que qué... 01/ 2015 - vista instalación - parte de la muestra colectiva "Lenguajes de Papel" en la Galería El Museo, Bogotá / acuarela, tinta y lápiz sobre papel / tinta y sobre pared / 70 x 100 cm / medidas variables



detalle



acuarela, tinta y lápiz sobre papel / 70 x 100 cm


Puericultura, 2015

La obra Puericultura es una continuación de "Como Corderos entre Hipopótamos" y de la revisión de problemas similares en Perú. Se basa en un artículo actual (enero 2015) de la revista Correo Semanal que informa como Sendero Luminoso se está rearmando en el Vraem. Han creado nueve campamentos llamados Puericultorios, donde existen 138 niños que son adoctrinados. Estos niños, que en su mayoría son Ashánincas, son la reserva militar del grupo armado.

Los dibujos Matorral 1 a 4 hacen referencia a los niños y lo que podría significar para ellos la naturaleza y la selva. A priori un lugar sobrecogedor por su belleza, olores y sonidos pero que al mismo tiempo su concepción utópica y exotizada deviene un lugar testigo y guarida de crímenes.

Adriana Ciudad



Matorral 1 / watercolor, ink and pencil on paper / 55 x 65 cm



Matorral 2 / watercolor, ink and pencil on paper / 55 x 65 cm



Matorral 3 / watercolor, ink and pencil on paper / 55 x 65 cm



Matorral 4 / watercolor, ink and pencil on paper / 55 x 65 cm


No Hay Remedio (Todo está al Revés), 2015

Esta serie nace de dos lugares: las images parten de la Fiesta de la Candelaria en Puno y las palabras que acompañan cada dibujo son tomadas de la Crónica de Poma de Ayala. Al relacionar imagen con palabra, la artista Adriana Ciudad busca crear una tensión, o quizás, revelar un tensión milenaria ya intrínseca tanto en los dibujos como en los textos que utiliza.
Por su parte las imágenes de la fiesta de la Virgen de la Candelaria revelan sincretismos y tensiones históricas que desde su nacimiento en la colonia aun nos acompañan. Las palabras de Felipe Guaman Poma de Ayala de su libro “Nueva Crónica y Buen Gobierno” de 1615 revelan la perspectiva confusa de un indígena cristiano que condena y a su vez enaltece las consecuencias del colonialismo. Sus palabras están cargadas de sabiduría e ignorancia, racismo y orgullo indígena.
Al relacionar imagen con palabra en esta serie Adriana Ciudad hace aún mas evidentes las tensiones/contradiciones/sincretismos. Nace una curiosa afinidad entre los trazos de una fiesta contemporánea y palabras de mas de 400 años de edad. Como resultado la serie termina siendo una contradicción en sí: celebra y a su vez cuestiona los orígenes de la identidad peruana, juega con el esplendor de sus colores y el peso de su pasado, sin jamás pretender juzgar, solo si acaso revelar lo que ya es evidente pero invisible.

Camilo Salazar Prince



La Vergüenza / watercolor, ink and pencil on paper / 17 x 24 cm



Leche de Indias / watercolor, ink and pencil on paper / 17 x 24 cm



Perdidas / watercolor, ink and pencil on paper / 17 x 24 cm



Solteras y Doncellas / watercolor, ink and pencil on paper / 17 x 24 cm



El Indio más Cristiano / watercolor, ink and pencil on paper / 24 x 32 cm



Demonios / watercolor, ink and pencil on paper / 24 x 32 cm



Negros Esclavos / watercolor, ink and pencil on paper / 24 x 32 cm



Se alzarán / watercolor, ink and pencil on paper / 24 x 32 cm